Inicio / Arsenal / Y sí, El Principito tampoco comía carne.

Y sí, El Principito tampoco comía carne.

La historia del vegetarianismo no deja de sorprender a los que miran más de cerca. Pasamos de creer que era la dieta de esa prima medio rara que hacía yoga, a darnos cuenta que los músicos que admiramos, los escritores que leemos, políticos, y deportistas famosos tampoco comen carne. Ni hablar de filósofos y genios del pasado: George Harrison, Mark Twain, Bill Clinton, Mike Tyson, Da Vinci y Sócrates, así pasando rápido no más. Pues ahora, un nuevo vegetariano se une a la pandilla: Se trata de El Principito.

elprincipito

Pues sí señores, muchos años después de publicado ahora han salido a la luz pública (expuesto en Nueva York en el Museo y Biblioteca Morgan, y reseñados por la BBC)  los manuscritos originales en los que Saint-Exupéry desarrolló su magnífica obra. Estos documentos de gran importancia histórica revelan cómo el Principito llevaba una dieta vegetariana, dato que fue descartado en la versión final por los editores, pero que finalmente salió a la luz pública. Si ya tenías tus sospechas ahora te lo confirmamos. El Principito, entre lo mucho que sabía, también tenía claro que los animales no son para matar y comer.

Muchos han leído y disfrutado de El Principito sin conocer los detalles de su dieta, pero como buenos lectores saben que: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Más información en la reseña de BBC haciendo click aquí

 

Adriana

About Adriana

Adriana
Socióloga, dedicada al servicio de proyectos como La Revlución de la Cuchara, el Pacto Mundial Consciente y otros que tienen en común el objetivo de proteger la Madre Tierra.

Te puede interesar además

Invitación a participar en el seminario-taller de protección jurídica a los animales y la naturaleza en Colombia

El activismo es algo tan amplio y diverso que son muchas las maneras que tenemos para hacerlo, por eso, en la revolución de la cuchara nos gusta valernos de muchas estrategias para llegar a todo tipo de personas, porque entendemos que esta revolución pacífica es para todos y para todas independiente de sus intereses, gustos, formación, edad, etnia, ideología, entre otros.