Inicio / Noticias de vegetarianismo / Veg, la batalla final.

Veg, la batalla final.

Mucha agua a pasado por debajo del río, y para el caso mucha sangre de animal también, para que las cosas llegaran a este punto. Comer carne ya no es lo que era antes. Y a aquellos que fueron pioneros en el asunto, les tocó (y les toca aunque cada vez más poco) recibir bromas y desprecios de todo tipo, pero valió la pena.

Valieron los años que se gastaron en hacer earthlings, los famosos de PETA, la increíble Nina Rosa y su instituto, los actos mediáticos orquestados por Leonora, (@leonoraesquivel) y fracisco (@pachistico) desde animanaturalis, las fiestas, (o la fiesta constante) de los Hare Krishna y de tantos otros que no cabrían acá y que han logrado, que si bien la batalla aún no ha sido ganada, si fue, por decir lo menos, llevada a otros términos, en donde aquel que no come carne ya no es más visto como el raro, sino con admiración y atención, aunque no lo reconozcan abiertamente.

Ahora bien, este momento al que se ha llegado tiene sus propios retos, y es que exige, quizás ahora más que nunca, mantener o despertar, (y eso requiere trabajo) un comportamiento simpático por parte de los veganos y vegetarianos. Para nadie es un secreto que algún tipo de capacidad, y dejar de comer carne podría calificarse como esto, trae consigo algo, (o mucho) de orgullo. Y es ahí donde se puede perder la batalla final.

Ya el asunto no va en teorías, pruebas y testimonios, ya con los informes de la FAO, la ONU, más los cientos de argumentos irrefutables, de tipo, moral, ecológico, económico y las constantes investigaciones científicas, el alegato a favor de comer carne no tiene ningún sustento. Pero, y es que así somos, eso no asegura nada.

Porque puede que a alguien le guste la carne, pero no le gusta más que sus ideas. Puede que tenga apego por un cierto sabor (que para las oferta vegetariana y vegana actual, no es un asunto ya tan dramático, como lo reconocen carnívoros empedernidos), pero más apegados estamos a tener la razón, a no perder la discusión, más apegados estamos, en últimas, a nuestro ego.

Por eso, sin amistad y caer bien, sin humor, tanto trabajo puede quedar en nada, quizás, y esto es para pensar, y como pasa también con muchas otras buenas ideas, el único argumento que hay en contra de no comer carne puedan llegar a ser los mismos vegetarianos y veganos, cuando el ego se los devora.

disco

 

 

Alejandro Arango

About Alejandro Arango

Te puede interesar además

El trabajo que alguien tiene que hacer.

Si todo fuese más fácil seríamos más buenos. Por supuesto no debería estar supeditada nuestra bondad a la comodidad pero es así. Si revisamos las elecciones que hacemos en nuestra vida diaria, compras, horarios, lugares, distancias, nos vamos a dar cuenta de como la comodidad se ha apoderado de nuestra capacidad de pensar. El mundo lo mueve la comodidad. De hecho muchas campañas de activismo en diversos órdenes se desgastan en sólo dar razones sin saber que sin dar posibilidades, por más que lo entiendan, la gente no va a cambiar. No debería ser así, ya lo dijimos, y no siempre es así. Pero es un hecho que el factor comodidad, por no decir pereza, es algo a tener en cuenta. Y toda campaña debería considerarlo.