Inicio / Vegetariano / Un problema cultural

Un problema cultural

La desconsideración de los animales en el discurso, en nuestras acciones, en nuestra alimentación….

Algo común en el ser humano es que tenemos la capacidad mental para pensar sobre nuestras acciones, y cómo estas influyen y afectan al entorno y a los demás, es una virtud sino deseamos ignorar tal raciocinio; sin embargo, también tenemos el comportamiento innato de que algunas acciones que vienen culturalmente como una herencia, generalmente son aceptadas sin reflexión previa; aún así, en algunas ocasiones el hecho de no razonar puede traer consecuencias que directa o indirectamente no solo nos afecten propiamente, sino afecten a los demás seres humanos, al medio ambiente, que nos soporta, nos da la vida y mantiene, sino también a otros seres vivos que al igual que nosotros también tienen la capacidad de sentir.

Sentir no sólo es humano….

La diferencia mas marcada en cuanto a consciencia con los animales es que podemos en mayor grado ponernos en el lugar del otro, reconocer qué cosas hacemos mal, y las consecuencias que tienen nuestros actos sobre lo y los demás que nos rodean.

El hecho de ser virtuosos y no rechazar la posibilidad de pensarse, de analizar las acciones, las motivaciones y las consecuencias de los actos, es benéfico no solo para nuestro propio bien porque cuidaremos y seremos mas conscientes del daño que hacemos a nuestra salud, al bienestar del planeta, y por tanto a la sobrevivencia nuestra y de nuestra especie en este preciado lugar propicio para soportar la vida; sino también es benéfico para los demás seres vivientes, quienes también tienen vida y por tanto el mismo derecho que nosotros de llevarla y de ser respetada.

Cada año son maltratados y matados millones de animales para consumo humano, así mismo son destruidas millones de hectáreas de bosque para implantar principalmente ganadería y cultivos para alimentar a los animales de consumo.

Es triste que la gran mayoría de personas que consumen animales no se detengan a pensar sobre qué significó para este animal el hecho de ser “sacrificado”, y aún más, qué implicó para el medio ambiente el hecho de tener que alimentar y soportar estas sobrepoblaciones de animales.

Incluso, en la jerga o lenguaje utilizado comúnmente expresiones como: “los animales se hicieron para comérselos”, “el paladar es primero, me gusta y eso es lo que importa”, “yo no lo maté, sólo lo compré”, “son bestias, no sufren”, “un poco no es malo”, “son cosas”, “Hace parte de nuestra cultura”, “La gente come carne, yo también”, “sólo son animales”.

Muestran que hay un problema cultural arraigado no sólo en el discurso, sino también en la falta de reflexión sobre acciones tan importantes en la vida diaria como la alimentación.

Sin embargo, excelsos filósofos y pensadores, muestran con sus reflexiones y con el ejemplo de su propia vida la necesidad de considerar a los animales como seres sintientes, que igual que nosotros pueden sufrir, amar y sentir dolor al ser maltratados y matados.

Entonces la reflexión es necesaria, y los cambios de hábitos…¡mucho más!.

“Todos los argumentos para probar la superioridad del hombre, no pueden destruir este hecho: en capacidad de sufrimiento los animales son nuestros iguales.” Peter Singer.

“Yo soy, por principio, un ferviente seguidor del vegetarianismo. Sobre todo por razones morales y éticas. Creo firmemente en un orden de vida vegetariano, aunque sólo sea a nivel de efectos físicos, influirá sobre el temperamento del hombre.” Albert Einstein.

ca

Marcela

About Marcela

Te puede interesar además

El metabolismo afectado por el jarabe de maíz de alta fructosa

Desde el punto de vista médico, gran parte del debate se centra en los posibles …