Inicio / Testimonios y Confesiones / Revolucionaria ligera

Revolucionaria ligera

Bueno, cómo empezar, esta historia inicia hace casi un año. Provengo de una familia peruanísima donde el ceviche, cuy con papas y el arroz con pato son el pan de cada día. Donde navidad no es navidad sin un pavo al horno, y fiestas no son fiestas sin un buen trozo de carne jugosa.

Siempre fui una amante de la carne, o eso creí yo, hasta que un día en la u, mi mejor amigo me regaló un pin de la Revolución. Me encantó, me metí al blog, empecé a investigar más. Todo un fin de semana entre videos sangrientos, artículos y blogs dieron sus frutos. El domingo siguiente ni siquiera toqué la carne en mi almuerzo. Cada vez que veía ese trozo de pollo pensaba en algún pollito sin madre, o en un pollo maltratado sólo para que yo me alimente. ¡Qué injusto!, pensé.

Mis padres al principio lo dejaron pasar, un capricho pensaron. O es otra de sus dietas, ya se le pasará. Pero ya llevo casi un año, un año maravilloso, sintiéndome ligera, feliz y liberada. Ahora como sin culpas, sabiendo que no soy cómplice de un asesinato. A pesar que mis padres no aprueben mi decisión y piensen que sólo es un capricho universitario. Me siento bien porqué puedo abrazar a mis perritos y decirles que conmigo están más que seguros, porque jamás les haría daño, yo no me como a sus amigos, les digo a veces. Ellos me menean la cola felices, sé que me entienden. Qué viva esta revolución!

Baracunataná
Carnivoros Anonimos

About Carnivoros Anonimos

Te puede interesar además

Alejandro Sanz se apunta al veganismo

A través de su perfil en Twitter, el cantante Alejandro Sanz reveló que se siente …