Mi peluquin

Para aquellos que piensan que considerar a los animales como seres que sienten y sufren como nosotros es una idea traida de los pelos. Mi historia, tal vez, lo conmovera.

Desde los 28 años mi cabeza no fue la misma. Algo en ella empezo a cambiar poco a poco hasta convertirse en lo que es ahora: una bola de billar. Si, amigos, soy calvo.
Tengo centenares de gorras, cachuchas, sombreros y por supuesto peluquines, que mimo y contemplo como a mis hijos. Algunos he llegado al extremo de bautizarlos, moticas, pelucín, lanas… ellos son mi vida.
…Sucedio un día domingo, con mis amigos habiamos estado en la mañana entre el parque Pacual Duarte disparandole a los patos y algunos conejos que se movian por ahí. Nos gustaba la caza, lo haciemos por diversión. Aquel día en una rama alta vi un pajaro muy bonito y como estaba acostumbrado quise matarlo apunte con mi arma y hale el gatillo, el pajaro logró huir pero se escucho un quejido lento que finalmente se apago agonico. Habia matado a un pichoncito.

Más tarde, despues de la jornada estabamos en un café al aire libre comentando los hechos en medio de risas con mis amigos, por lo del pichoncito, aquel día era yo el centro de atención, repetiamos el suceso una y otra vez. De pronto en medio de carcajadas me levante de la mesa para dramatizar la muerte de aquel animalito, todos me miraban y reían, incluso de las otras mesas del lugar, me sentia, feliz, libre exitoso, me sentia volar!!!. De repente en medio de las ramas en algo que hoy recuerdo como una rafaga de metralla, surgió un hermoso pájaro, no tarde mucho en reconocerlo: era aquel animal del nido, solo que ahora no huia sino que se dirijia en caida libre hacia mi, hacia MI CABEZA. aquello fue espantoso con sus dos garras me quito el peluquin en un segundo y remonto vuelo dejandome un par de arañasos rojos en mi calva. Las risas se hicieron más fuertes, claro ahora como dicen no se reian conmigo sino de mi. cai al piso derrotado humillado.

Desde aquel entonces abandone la caza, deje la carne y cualquier tipo de agresión hacia los animales, y todavia temo por una reofensiva, ahora entiendo que no he pagado aún el matar los hijos de alguien.
Espero que mi historia los conmueva y piensen distinto de los animalitos.


Silvestre Duarte. Santiago Rep. Dominicana.

Carnivoros Anonimos

About Carnivoros Anonimos

Te puede interesar además

Alejandro Sanz se apunta al veganismo

A través de su perfil en Twitter, el cantante Alejandro Sanz reveló que se siente …