Inicio / La Revolución y la política.

La Revolución y la política.

La Revolución de la Cuchara y la política.

La Revolución de la Cuchara no apoya a ningún político pero invita a todos los políticos a unirse a nosotros.

Bajo una definición justa la Revolución de la Cuchara es un movimiento netamente político: tiene que ver con las personas, con la distribución de los recursos, con el poder, con las costumbres, con los medios…etc. Pero a diferencia de lo que comúnmente se hace en la “política”  presenta para cada campo de trabajo una propuesta concreta y efectiva.

Es por esto, por saber de lo que se trata trabajar con la gente, que las demás formas de ayudar a las personas nos parecen menores en relación al método revolucionario de la cuchara. En tiempo, energía, presupuesto y resultados sacar la carne del plato es mucho más segura y pertinente que cualquier política de gobierno.

Así, con toda convicción, pasamos de largo por las elecciones, pero invitamos, eso sí, a todos los políticos a unirse a nuestra causa. Sin enredarnos ni rasgarnos las vestiduras por uno u otro candidato. Estamos convencidos de que si toda energía que se pone en las campañas se pusiera en promover el vegetarianismo o el veganismo habría muchísimos más resultados en términos políticos. Siendo vegetarianos o veganos disminuimos el hambre, preservamos el medio ambiente, hacemos que los recursos disponibles rindan más y todo de forma directa, con sólo sacar la carne del plato sin esperar campañas ni escrutinios. Sin creer en un juego que nunca funciona.

Puede haber un gran político, pero seguramente no gana, puede haber un gran político con opciones reales de ganar pero seguro: lo matan, puede haber un gran político con opciones de ganar, al que no matan y gana pero que después de ganar ya no es tan buen político o no puede gobernar por alguna circunstancia… Lo raro, es que después de saber todo esto, las elecciones siguen ocupando un lugar tan importante en la vida de la gente. Y es que claro: las personas quieren que las cosas mejoren y ven en estas dinámicas una forma de aportar, piensan que es su única opción de hacer algo sin tener que disparar, infortunadamente no conocen La Revolución de la Cuchara.

Seguramente desde ciertos organismos de gobierno con buena voluntad se podrían hacer importantes aportes, y, en algunas ocasiones, actividades de la Revolución de la Cuchara han sido apoyadas de esta manera. Muchas gracias. Sin embargo, lo que nos deja dormir tranquilos es que no dependemos de esa ayuda. Podemos trabajar directamente, en la calle, con la gente, sentándonos a la mesa con ellos y nos va muy bien.

En cierto momento en Colombia un activista de la Revolución de la Cuchara puso el logo de uno de los candidatos en campaña en su perfil de facebook, fue una ligereza, motivado por el revuelo electoral. Casi de inmediato el muchacho comenzó a escuchar voces señalando su contradicción. Era obvio. La coherencia, la transparencia, los resultados directos la cercanía con la gente de carne y hueso son cosas bastante lejanas de los candidatos típicos; las personas seguidoras de los ideales de la revolución se escandalizaron y con razón.

Si un candidato esta con la Revolución magnifico, sabemos que ha empezado de la mejor manera el examen moral al que todo hombre público debe someterse. Es raro un vegetariano o vegano ocasional, de campaña, por eso un candidato que no come carne da claridad al menos en cierto grado que no se está inventando una moral pasajera sino una moral de fondo. Uno decide no comer carne así suba o baje el dólar, por convicción y criterio propio, para dejar la carne hace falta documentarse y listo, no hay que consultar todos los asesores a ver si conviene o no. Si alguien tiene dudas con la relación entre la política y el trato a los animales lo invitamos a que investigue sobre el Rey Ashoka, el Rey que se destaca en toda la historia por tener el record de haber mantenido la mayor extensión de tierra durante el mayor tiempo, de forma pacifica.

A menudo se compara el hecho de votar por un político como el matrimonio, puede parecer muy bien, pero no sabe uno con lo que le van a salir.  Para esto no te guíes por las vayas y los logos, mire qué es lo que tiene en su plato, cuando está tranquilo, cuando nadie lo ve.

 

larevoluciondelacucharaylapolitica
La revolución de la cuchara y la política.
RDLC EDITOR