Huele a muerto

(Para los que piensan que el olor a carne asada debe darnos saliva en la boca siempre)

En el año 95 yo estaba en once y para ir a mi colegio tenía que hacer un recorrido bien particular. Estudiaba en el Pascual Bravo junto al cerro el volador en Robledo, y para todos los que veníamos de Bello, Castilla, o el norte en general no había ninguna ruta de bus que nos llevara. Como teníamos que caminar bajo el sol descubrimos que los más efectivo para llegar a clase era pararse en el semáforo de Caribe y piratiar (el auto-stop de las películas) así conseguíamos llegar, unas veces en volqueta, otras en cimca mil, toyota…etc.

Ya sea que fuéramos para la jornada de la tarde o que saliéramos de la jornada matutina; el medio día siempre nos encontraba en el semáforo de la esquina de Caribe. A esa hora un rico y potente olor se levantaba inundando la calle. Era el provocativo olor de la carne asada, toda una experiencia. Nuestra espera en la calle se hacía divertida gracias a ese, rico, riquísimo olor. Todo era normal y placentero hasta que un día apareció un muchacho. Paraba los carros como nosotros pero mientras esperaba se tapaba la nariz y la boca con el cuello de la camisa: esto por su puesto, causo extrañeza en el resto del grupo. Un día alguien le preguntó: Ey, porque te tapás la boca, no ves que huele rico, a carnita asada. Hmmmmm.
Destapándose su camisa con esfuerzo, el joven comento: ¿Carnita asada? ¿Ustedes saben qué es esto? Son los hornos del anfiteatro que cuando no los pueden prender por la noche los prenden a medio día. Casi vomitamos en coro.
Fabio León El New Weave.

Alejandro Arango

About Alejandro Arango

Te puede interesar además

Alejandro Sanz se apunta al veganismo

A través de su perfil en Twitter, el cantante Alejandro Sanz reveló que se siente …