Inicio / Noticias / GLUTAMATO MONOSÓDICO : El lento envenenamiento del mundo

GLUTAMATO MONOSÓDICO : El lento envenenamiento del mundo

GLUTAMATO MONOSODICO

El lento envenenamiento del mundo

El glutamato monosódico mejor conocido como GMS, se esconde detrás de 25 nombres tales como: Saborizantes naturales, Proteína vegetal hidrolizada, Extracto de levadura autolizada, Ajinomoto, Acentuante del sabor, Ablandador natural de carne o con el número E-621 y otros. Tambien es posible encontrarlo en su cafetería y restaurant favorito. Es una sustancia en forma de sal que se adiciona a muchos productos procesados para mejorar y potencializar su sabor. El GMS es similar al ácido glutámico que es un aminoácido que el cuerpo puede producir por sí mismo, pero el GMS que se encuentra en productos procesados procede de la caña de azúcar fermentada. Se compone de glutamato (ácido glutámico), agua y sal y se utiliza como aditivo saborizante o potenciador de aroma y ya tiene casi medio siglo de uso alimentario.

El glutamato monosodico forma parte del grupo denominado “excitotoxinas” junto al fluor, azucares refinados, aspartamo y componentes GRAS que se encuentran en la mayoria de los artículos procesados destinados al consumo causando adicción.

 

 

¿En dónde se encuentra el GMS?

Debido a que el GMS es tan barato, la industria alimentaria puede utilizar alimentos de baja calidad y sólo tiene que añadir glutamato monosódico para aumentar su sabor.

El GMS se utiliza en casi todos los restaurantes de comida rápida: Burger King, Mc Donalds, Wendy`s, Taco Bell, Kentucky Friend Chicken y en la fabricación de una gran cantidad de alimentos para potencializar el sabor; pollos, ensaladas, jugos, caldos en cubitos y salsas, especialmente en las sopas instantáneas de las marcas: Knorr (Quick), Maggi, Ser, etc.  Los productos que contienen las mayores dosis de glutamato monosódico son frituras de maíz, papas fritas, sopas, aderezos, carnes a la parrilla, carnes ahumadas, embutidos ​, especias preparadas, consomés concentrados y salsas. Con éste enorme consumo de alimentos adicionados con GMS, no es de extrañar que tengamos los índices de obesidad  más grandes en la historia en el mundo occidental.

 

 

 

 

Como nos afecta el GMS?

Las reacciones adversas van desde erupciones en la piel, picazón, urticaria, náuseas, vómitos, dolores de cabeza (migraña), asma, irregularidades cardíacas, depresión, convulsiones, inflamación, aumento de peso, dolor muscular y trastornos nerviosos.

Además  muchas investigaciones serias señalan que el aditivo alimentario GMS es adictivo y es causa directa de la obesidad, la diabetes, el autismo y el trastorno hiperactivo de déficit de atención.

No hay duda de que el GMS causa adición y por ello la industria alimenticia está agregando mayor cantidad de esta sustancia en los productos para inducir a la gente a que prefieran sus productos por encima de alimentos naturales y saludables. Seguramente recuerdas el slogan de una marca de papas fritas: ¿a que no puedes comer solo una? … Justamente el efecto adictivo del GMS provoca que comas y comas sin poder detenerte y que prefieras comer alimentos que contienen GMS por encima de cualquier otro alimento más nutritivo.

Hace tiempo que se conocen los efectos adversos del GMS, y afortunadamente muchas personas en el mundo los estan evitando, pero la industria alimentaria que solo tiene el propósito de aumentar sus ventas y ganancias y no le preocupa la salud de la población, ha ideado un truco de mercadotecnia que le ha funcionado: en las etiquetas de los productos, camuflajeó el nombre de GMS por otros nombres como levadura autolizada, extracto de levaduramalto-dextrinaproteína hidrolizadacaseínato de sodioglutamato mono-potasioproteína de soya texturizada y ablandador de carne. Todos éstos son sinónimos y causan los mismos efectos del Glutamato Monosódico, así que a partir de hoy te recomiendo que te vuelvas un buen detective para leer etiquetas y rechaces cualquier alimento que pueda contener estos ingredientes.

El consumo de productos con GMS es peligroso debido a que causa un aumento en el ácido glutámico que es un neurotransmisor en nuestro cuerpo y al aumentar su concentración afecta muchos órganos y sistemas por su potencial de excitar las células. Por ejemplo los casos de migrañas se caracterízan por presentar fotosensibilidad (sensibilidad a la luz) y fono-sensibilidad (sensibilidad al sonido) por eso muchas personas necesitan una habitación oscura y tranquila para relajarse y recuperarse.

También el GMS altera el proceso que emplean el hígado y la vesícula biliar para desdoblar las grasas durante la digestión, por lo que muchas personas experimentan diarrea e incluso ataques de la vesícula biliar cuando consumen esta sustancia tóxica. En otros casos se presenta vómito y se puede reacitvar el síndrome de intestino irritable.

Se conoce hoy en día que el GMS tiene la capacidad de cruzar la barrera sanguínea del cerebro y llega directamente a las células cerebrales causando daños, especialmente en los bebés. De particular preocupación es la sugerencia de que el glutamato monosódico no sea ingerido por mujeres embarazadas pues puede llegar a causar lesiones en los niños mientras están todavía en el útero.

La investigación también ha demostrado que el glutamato monosódico puede causar esterilidad en el sexo femenino, esto podría contribuir a explicar el aumento de las tasas de infertilidad actuales.

 

 

 

 

 

 

 

Relación entre glutamato monosódico, exceso de apetito y obesidad
El glutamato monosódico, según pruebas en animales(ratas), puede llegar a producir un apetito voraz (en concreto un 40 % superior) y ello conlleva que cuando comemos alimentos que lo contienen (aperitivos, salchichas, patatas fritas, snacks, etc.) tengamos la sensación de no poder parar. Este aspecto puede favorecer la obesidad ya que además hablamos de alimentos ricos en grasas y calorías.

El glutamato monosodico triplica la cantidad de insulina que el páncreas genera, ocasionando obesidad y altera las capacidades cerebrales que regulan la sensación de apetito y saciedad.

Glutamato monosódico y sabor Umami

Una curiosidad del glutamato monosódico es que da nombre a un nuevo sabor: El Umami que en japonés significa “gusto sabroso”. Esto es consecuencia de que en unos receptores específicos de la lengua produce un gusto esencial muy particular. Hasta ese momento solo se conocía 4 gustos básicos o esenciales: dulce, salado, amargo y agrio

 

Glutamato monosódico y el “Síndrome del restaurante chino”

La polémica no ha cesado desde que en 1968, el Dr. Robert Ho Man Kwok, describió una serie de síntomas que algunas personas, presuntamente, sentirían después de comer comida china.

Algunos de estos síntomas serían: dolor de cabeza, crisis asmáticas, reacciones alérgicas (entre leves y moderadas), taquicardia, náuseas, vómitos, opresión en la nuca, en la cara y en el pecho y en general una sensación de malestar. Suelen ser síntomas leves y momentáneos.

Otros estudios más recientes, en cambio, dicen que no hay ninguna reacción y que en todo caso estaríamos hablando de una reacción o alergia alimentaria como pueda ser a cualquier otro alimento.

 

¿Qué podemos hacer para evitar los efectos del GMS?

Ahora que sabes que la mayoría de los productos procesados y la comida rápida están llenos de GMS ¿qué estas dispuesto a hacer?

Debido que no existe una normativa sobre la adición de GMS en los alimentos de consumo humano, los consumidores no tienen manera de saber lo mucho o lo poco que están consumiendo de ésta sustancia, por lo que la recomendación es evitar a toda costa cualquier alimento que contenga GMS o sus similares. La mejor forma de aumentar el sabor de los alimentos es usar especias deshidratadas o naturales, sal marina o sal rosa del Himalaya, otra recomendación es procurar hacer tu mismo tus propios condimentos y asegúrate de que están hechos con ingredientes orgánicos y tengan garantía de seguridad.

Debemos cambiar nuestra forma de comer y nuestros hábitos de consumo. El primer paso sería evitar consumir cualquier comida que contenga este aditivo tan tóxico en beneficio de tu salud y la  de tu familia y en segundo lugar recomendaría no comprar ningún producto que provenga de las empresas que utilizan GMS para demostrar con tu poder de compra que exiges alimentos libres de cualquier sustancia tóxica, no solo GMS y que necesitas alimentos elaborados con ingredientes de excelente calidad y alto valor nutricional.

El segundo paso sería desintoxicar tu cuerpo de sustancias nocivas para tu salud a través de productos de origen natural que te ayudarán a sacar de tus tejidos cualquier sustancia tóxica y te devolverán la vitalidad y energía perdidas

LA RESPUESTA A ESTE ATAQUE SINIESTRO HACIA LA SALUD  DE  LA HUMANIDAD ES EVITAR LOS PRODUCTOS PROCESADOS Y MANUFACTURADOS Y PREPARAR LOS ALIMENTOS CON INGREDIENTES FRESCOS Y BASICOS.

 

 

“Haz en ti el cambio que quieres ver en el mundo”.

– Gandhi.

 

 

Referencias:

1-El guardian de la salud, edición numero 52, pagina 8

2-El guardian dela salud, edición numero 58, pagina 14

3-El guardian de la salud, edición numero 31, pagina 4

4-“El lento envenenamiento de America”, Jhon Erb

5- https://www.spofamerica.com

6- https://msgfacts.com/facts/msgfact12.html

 

 

Andre Madre Tierra

About Andre Madre Tierra

Te puede interesar además

Dolors O´riordan

Dolores O´riordan (the Cranberries) el legado de la “niña que hace canciones”

[caption id="attachment_7222" align="alignnone" width="500"] the cranberries[/caption]