Inicio / Noticias / Ese tonto amor por los animales

Ese tonto amor por los animales

Todos tenemos nuestra historia con los animales. Recuerdos de infancia algún dolor, alguna alegría. La historia la sabe cada uno, ahí la tiene, presente o ausente según convenga. Todas esas historias, por distintas que sean (y con excepción de las raras de extrema supervivencia) pueden agruparse en dos amplias categorías básicas:

Por un lado están las del orgullo, esas historias cuando, de nuestro contacto con los animales, hemos cosechado un agradable sentimiento de superioridad, bien sea al ignorar su condición o bien sea porque logramos demostrar nuestra fuerza o astucia mayor. Por otro lado están las del reconocimiento del dolor del otro y la inutilidad de cualquier acto violento. Y después o antes de esto, una buena muestra de compañerismo o amistad salida de alguna situación particular.

Lo interesante de las dos versiones es que nos son estáticas y es posible que de la versión uno se pase a la dos (como la de Álvaro Múnera, el ex-torero de Medellín que después de casi perder la vida en los cuernos de un toro se hizo activista por sus derechos, o la de Moby,  el cantante y su gato Tucker, que con una simple mirada lo convenció sin querer queriendo, que los animales no se comen) o que (cosa que es menos común) de la dos se pase a la uno. Y así, la experiencia en sí misma no determina nada, sino que nos sirve de base para tomar la dirección que queramos.

Es acá donde podemos preguntarnos: ¿Queremos utilizar nuestra vida humana para agrandar nuestro ego o para volvernos más humanos, más solidarios al dolor del otro? A partir de ahí se puede decidir de nuestras experiencias qué y cómo recordar.

Ahora bien, si el ejercicio termina en la bien pensante idea de : “Me gustan mucho los animalitos” o “Amo a los animales” Revise con qué frecuencia se los come. Porque es rara la situación de un mundo donde abundan los que dicen amar a los animales, en la misma proporción en que abundan quienes se los comen. Y en ese orden de ideas sería mejor que los odiara tanto, tanto, que no quisiera ni comérselos.

amor animales

Alejandro Arango

About Alejandro Arango

Te puede interesar además

¿Comida imposible?, Luce como carne, pero….¡No lo es!

Una empresa de llamada Impossible Food ha estado creando alimentos con textura y con sabor imitación carne, pero a base de plantas.