Inicio / Testimonios y Confesiones / Esa cosa horrible.

Esa cosa horrible.

“Estaba en mi destino ser vegetariano, pues poco a poco fui dándome cuenta de que la carne y todos los productos derivados de ella iban afectándome físicamente, además no me gustaba la idea de comer animales. Cuando estaba en Calgary, en Alberta, que es la tierra del filete, me sentía bastante horrorizado y mi manager me dijo: ‘Venga hombre, sal y cómete un filete, te sentirás mejor’. Así que fui a dar una vuelta con algunos amigos y me comí esa cosa, que permaneció en mi estómago por días, durante los que me sentí bastante horrible. Fue el último trozo de carne que comí, hace nueve años. Según iban pasando los meses, dejé el pollo, el pescado, después los huevos y después lógicamente la leche. Aunque nunca había tomado demasiada leche.

Comencé a leer algunos libros interesantes, como ‘Dieta para una Nueva América’ y ‘La Antidieta’, que ha sido el libro que más ha afectado mi vida. De hecho aún lo sigo. No soy muy consciente de la combinación de alimentos, pero una de las cosas que me marcaron fue tomar fruta por las mañanas permitiéndote desintoxicarte diariamente. Así que cada mañana comienzo el día con fruta fresca y zumos de fruta fresca y no ingiero nada más hasta el mediodía, dándole la oportunidad a mi cuerpo de limpiarse.

Cuando leí ése libro fue como si se encendiera una lucecita. Cada página que leía pensaba ‘efectivamente, exacto’, y se convirtió en una especie de Biblia en lo que respecta a mi desarrollo vegetariano.

La reacción de los que estaban a mi alrededor fue muy, muy cruel. Mi familia estaba revuelta y los chicos del grupo seguían fastidiándome con ir a tomar una hamburguesa. Ahora somos tres veganos en el grupo (mi batería y mi guitarrista). Mi madre también se ha hecho vegetariana. Todo el mundo estaba en contra y yo nunca fui predicando nada, pues considero que es muy peligroso decir a la gente lo que tiene que hacer con su vida. No lo haces, pero poco a poco vas dejando caer algunas indirectas. Vine de una grabación y mi manager me dijo ‘Dios mío, ¡qué buen aspecto tienes! ¿Cómo lo haces?’ Le dije ‘Soy vegetariano y me he puesto a mí mismo en orden’.

Si tuviera hijos por supuesto que serían veganos, sería lo que habría disponible en la casa. Cada cual toma sus propias decisiones y, si quisieran comer perritos calientes, haría todo lo posible para hacerles saber lo que hay en un perrito caliente antes de que se lo coman. Hubiera deseado que alguien me lo hubiera dicho a mí, pero Dios sabe que nadie lo hizo.

Estoy establecido en Inglaterra donde la Vegetarian Society es muy fuerte. Etiquetan los alimentos que son vegetarianos en los supermercados. Pero muchos llevan queso, y personas activistas como por ejemplo Linda McCartney, también incluyen huevos y leche en sus recetas, lo que no es realmente vegetariano.

Aunque California es el mejor lugar para ser vegetariano, pienso que Inglaterra es el segundo. En Vancuver, donde pasé gran parte de mi infancia, también es fácil ser vegetariano. Hay una especie de movimiento hippie que siempre ha estado allí. Las organizaciones como Greenpeace y otras muchas que defienden el medioambiente se encuentran muy bien desarrolladas, hay una gran concienciación social con lo natural.

Me gusta cocinar muchas cosas. Últimamente he estado haciendo una especie de pastel de tomate y patatas, que se prepara cortando las patatas muy finas y poniéndolas en una fuente con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Después lo cubres con rodajas de tomate y lo dejas unos 40 minutos en el horno o lo que tarde en cocerse la patata. Me encantan las verduras al horno, las patatas al horno, las zanahorias, las chirivías y las cebollas al horno, con un poquito de aceite de oliva, sal y pimienta.

Bueno, estoy montando una cocina nueva en casa, así que me encanta cocinar y pasar tiempo en casa. Me gusta mucho invitar a mis amigos a cenar e impresionarles con una buena comida. Es fantástico, es una de las cosas más agradables que se pueden hacer, especialmente si puedes decirles a todos después de la comida ‘Por cierto, no se han empleado animales en esta comida’.

Tienes que esforzarte un poco, y ése es el problema con mucha gente, que no lo hace; además es más caro ser vegetariano en Inglaterra. Es más caro comer fruta fresca y mucha gente no puede permitírselo a diario. Es un lujo, a menos que puedas cultivar verduras y frutas en tu jardín. Una de las principales razones por las que pienso que mucha gente no es vegetariana es el costo”.

Bryan Adams

Carnivoros Anonimos

About Carnivoros Anonimos

Te puede interesar además

Contra el sufrimiento innecesario de humanos y no humanos

Niño vegetariano, adolescente carnívoro, luego vegetariano, más adelante vegano.