Inicio / Noticias / En algunos estados de EE. UU. se autorizará la caza de lobos por primera vez en 40 años.

En algunos estados de EE. UU. se autorizará la caza de lobos por primera vez en 40 años.

Al comienzo no resulta fácil tomar partido por el lobo, ahora que algunos estados de Estados Unidos se preparan para su primera temporada de caza de lobos desde 1974. Al fin y al cabo, son los villanos de incontables historias: desde cuentos como Caperucita Roja o Los tres cerditos, hasta éxitos de Hollywood como 300 y The Grey.
 
Sin embargo, en lo que atañe a su relación con las personas, los lobos son más a menudo las víctimas que los victimarios y, de hecho, la llegada de seres humanos a su hábitat los llevó, en muchos lugares, al borde de la extinción. Los colonos europeos que poblaron el norte de EE. UU. prácticamente los erradicaron con veneno y la urbanización de zonas aledañas a los bosques los obligó a replegarse cada vez más.
Cuando quedaban menos de 1.000 en su territorio, Estados Unidos los incluyó en la lista de especies protegidas.
 
Pero eso cambió en enero de este año. Víctimas de su propio éxito, los promotores de la conservación de las manadas, que observaron crecer la población de lobos, vieron también cómo el Gobierno decidió retirarles la protección federal y menos de seis meses después, por primera vez en casi 40 años, Minnesota autorizó para noviembre una "caza controlada".
 
A Wisconsin le tomó, incluso, menos tiempo y anunció su propio programa de caza apenas dos meses después de levantada la protección.
 
Un problema real
La razón es que el aumento del número de lobos (en Minnesota se estima que son al menos 3.000) causa problemas a los propietarios de ganado e, incluso, mascotas, en áreas cercanas a sus zonas de caza. El Departamento de Recursos Naturales de Minnesota (DNR) cree que la caza, mediante rifles o trampas, de 400 animales les dará "más protección a los ganaderos frente a la depredación".
 
Este argumento no convence a todos. Varios habitantes de Ely, una comunidad rural en el norte del estado de Minnesota, sede del International Wolf Center (IWC), le expresaron a EL TIEMPO su preocupación, pues los lobos son determinantes para mantener bajo control a la población de venados, que no solo son mucho más propensos a acercarse a zonas habitadas, sino que cada año causan docenas de incidentes, en ocasiones fatales, en las carreteras.
 
De hecho, opinan los expertos, la caza podría eventualmente ser más un problema que una solución.
Lori Schmidt, cuidadora del IWC, explicó: "Sabemos que los lobos son sociales, que cada manada tiene padres y que cuando un lobo muere, tienen la habilidad de 'anunciar' que hay una vacante. La pérdida de un adulto en esta clase de manadas puede afectar la dinámica y, quizás, crear lobos "renegados", que suelen ser los más problemáticos, los que suelen alejarse de sus zonas y aproximarse a los humanos".
Pero el DNR considera que la caza controlada no solo es buena para los humanos, sino también para los propios lobos.
 
Al anunciar su decisión, esa oficina manifestó su confianza de que el número ideal de lobos en Minnesota no debe superar los 1.600 después de la temporada de caza.
 
Casi imposible impedir el programa
El 15 de octubre se abre la temporada de caza en wisconsin La comisión indígena con sede en Wisconsin ha pedido a las autoridades del estado detener la temporada de caza de lobos, que comenzará el 15 de octubre. A pesar de que parece poco probable que puedan detener la caza prevista para este otoño, los opositores de la medida son enfáticos en expresar que la discusión apenas comienza.
 
Los expertos en fauna salvaje, por su parte, piden que el tema se debata en foros científicos, y no políticos. Jerritt Johnston, director de educación del IWC, manifestó: "Creemos que la educación es la forma de conseguir información, así que pedimos información factual, científica, y no tomar decisiones basadas en política, sino en hechos".
 
Los indígenas cuentan
Al debate de la caza se suma la oposición de indígenas que consideran al lobo mucho más que un depredador. "Las tribus se oponen a la caza y sienten que es prematura. Ellos tienen una conexión cultural con el lobo, al que llaman Ma'iingan, y lo consideran un compañero, un maestro", señaló Susan Erickson, directora de información de la Comisión Indígena de Pesca y Vida Salvaje de los Grandes Lagos, que agrupa a 11 tribus Ojibwe en el norte de EE. UU.
 
Fuente El Tiempo
Miguel Rodriguez

About Miguel Rodriguez

Te puede interesar además

Taiwán prohíbe por ley el maltrato animal junto con el consumo de carne de perros y gatos

La Ley de Protección Animal, aprobada este martes por el Gobierno de Taiwán, sancionará a …