Inicio / Salud y nutrición / Deja morir de hambre a tu enemigo

Deja morir de hambre a tu enemigo

Dentro de las enfermedades consideradas como problemas de salud pública a nivel mundial, el cáncer es una de las más importantes, por las altas cifras de incidencia. Estadísticamente es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; en 2012 se le atribuyeron 8,2 millones de muertes.

Todos nosotros durante el transcurso de nuestra vida hemos tenido células cancerígenas, aparecen de 6 a 10 veces en la vida de una persona. Estas células no son detectadas en análisis específicos hasta que las mismas se han multiplicado por miles de millones. Sin embargo, cuando el sistema inmune de una persona es suficientemente fuerte, las células cancerígenas son destruidas por éste y se evita su multiplicación para formar un tumor.

Para solucionar las deficiencias nutricionales múltiples y fortalecer el sistema inmune, se recomienda un cambio en la dieta. Una forma efectiva de combatir el cáncer es no alimentar las células cancerígenas con alimentos que las estimulen a multiplicarse, y así dejarlas morir de hambre.

No conoceremos las causas exactas de la aparición del cáncer, pero sí las condiciones ideales para que se desarrollen esas células cancerígenas y, como primera medida, hay que buscar que no sigan desarrollándose. Las células cancerígenas se alimentan de:

descarga

1. El azúcar: es un alimento estimulante del cáncer. Al eliminar el azúcar de nuestra alimentación se elimina un alimento que fortalece la proliferación de células cancerígenas. Los sustitutos del azúcar, tales como: Nutra Sweet, Equal, Spoonful, etc, son fabricados con Aspartame y éste es dañino. Un mejor sustituto del azúcar es la panela, la cual se puede encontrar en cualquier lugar.

Salt-Danger-300x199

 

 

2. La sal: a la toxicidad del cloruro sódico hay que añadir la del yodo y el flúor,minerales que hoy se agregan artificialmente a la sal. El yodo (tóxico cuando se sobrepasa el mínimo necesario) se añade porque se supone que mejora la función de la tiroides; y el flúor (uno de los elementos más radioactivos que existen) porque afirman que este veneno evita la caries. Estos componentes son estimulantes de células cancerígenas. La mejor alternativa es la sal marina.

images

3. La leche: produce en el cuerpo flemas, especialmente en el tracto gastro-intestinal. El cáncer se alimenta de flemas. Al eliminar la leche y sustituirla por leches vegetales de nueces, coco, almendra, avellana, avena, sésamo, quinoa y arroz sin azúcar, las células cancerígenas son privadas de su alimento y mueren.

 

 

4. La carne: las células cancerígenas se desenvuelven en un ambiente ácido. Una dieta estructurada a base de carne es ácida, por lo tanto NO se debe ingerir. La carne también contiene antibióticos, hormonas de crecimiento y parásitos, todos ellos son dañinos. La proteína cárnica es difícil de digerir y requiere de muchas enzimas digestivas. Los cárnicos no digeridos permanecen en el intestino, transformándose en sustancias putrefactas, lo cual produce más toxinas.

La pared de las células cancerígenas tienen una dura capa de proteína. Al reducir la ingesta de cárnicos se liberan más enzimas que atacan la pared exterior de las células enfermas, lo cual permite destruir un mayor número de células con cáncer.

Hay muchas estrategias para eliminar el riesgo de cáncer, pero la más importante es hacer un cambio radical en la dieta, sobre todo si ya se ha padecido de algún tipo de cáncer. Todos los alimentos anteriormente expuestos están íntimamente relacionados, así que corregirlos es bajar drásticamente el riesgo de padecerlo.

A propósito de hábitos saludables de vida…

Vanessa Cifuentes

About Vanessa Cifuentes

Te puede interesar además

Alimentos naturales que son laxantes

Los siguientes alimentos naturales tienen un efecto laxante que pueden ayudarte a aliviar los síntomas …