Inicio / Vegetariano / Cuestión de inspiración.

Cuestión de inspiración.

Se podría decir que en estado natural uno esta inspirado. Un niño tiene por naturaleza sus súper héroes, sus ejemplos. Pasado el tiempo la capa de los chicos del salón de la justicia se destiñe sin remedio y puede que uno la intente reemplazar con algún cantante loquillo, pero nunca será lo mismo.

Y esto, aunque viene acompañado del dulce sabor de dejar la mentira, de ponerse al lado tranquilo y atractivo del escepticismo, es, al fin y al cabo, una pérdida. Porque sí bien quizás hemos aprendido muchas cosas, como movilizar el cuerpo, evitar peligros y lograr momentos cómodos, el alma de niño (para decirlo a lo bambuco), sigue ahí. Aun seguimos siendo niños en muchos aspectos, perplejos ante el ancho mundo, y alimentándonos del ánimo y la alegría de quienes nos inspiran.

Claro puedes inspirarte a tí mismo, pero lo cierto es que en terminos generales nuestras metas de propia inspiración, se van limitando (de golpe en golpe) a una mera supervivencia con placeres medio logrados, y entonces difícilmente abrazamos ideales grandes, de esos que son herederos de años de madura sensibilidad humana, y si acaso los intuyes, difícilmente tendrás batería suficientes para luchar por ellos. Parece que para todo esto están las peliculas, y se acabo.

Pero no se acaba y de tanto en tanto, alguien viene a recordarnos, que sí se puede, sí se puede dejar la carne, para empezar por ese ideal tan básico, de tanto en tanto alquíen viene a distinguir y a hacerle fuerza a lo que de verdad da fuerza y así como han dicho: Más Platón menos Prozac, menos face más book, decimos acá: Menos tv y más Vandana Siva, más Lwntana, más Paramadwati swami…

Miguel Rodriguez

About Miguel Rodriguez

Te puede interesar además

El metabolismo afectado por el jarabe de maíz de alta fructosa

Desde el punto de vista médico, gran parte del debate se centra en los posibles …